YO DIGO SÍ A LA PAZ

YO DIGO SÍ A LA PAZ

miércoles, 6 de agosto de 2008

De ciudadanos a súbditos; y el lenguaje de los matones

Por Germán Ayala Osorio
Tan grave que el paramilitarismo haya cooptado organismos e instituciones del Estado, como el hecho de que hoy en Colombia informar sea sinónimo de propaganda, tal y como lo vienen demostrando los noticieros de los canales privados, RCN y Caracol.

Aunque hay que decir que la tarea propagandística a favor del proyecto uribista es mucho más evidente en Noticias RCN, si miramos en detalle la última prueba de su militancia en el proyecto uribista: la transmisión de las imágenes del proceso de preparación y ejecución de la Operación Jaque.

Quedan sin piso los principios y criterios periodísticos asociados al síndrome de la ‘chiva’: los periodistas de RCN no consiguieron la primicia, ésta les fue entregada, ofrecida o vendida. RCN solo sirvió - y sirve- de mandadero, tal cual como cualquier agencia de envíos de paquetes.

Y el paquete lo entregó, como mínimo, a seis millones de colombianos que vieron en la pantalla chica la evidente militancia del noticiero en el proyecto uribista y las verdades a medias de un Gobierno que se sostiene gracias a los favores mediáticos y al apoyo irresponsable e interesado de empresarios y banqueros, que solo buscan mantener intactos sus privilegios.

Tan efectiva ha sido la tarea de medios y periodistas, que es difícil encontrar hoy en las audiencias una mínima capacidad para discernir en torno a lo que viene sucediendo, por ejemplo, con la excesiva concentración del poder en el Presidente y el manejo populista del presupuesto que viene haciendo el Gobierno en sus consejos comunales y en la forma incontrolada como dispone de éste. Menos aún, esas audiencias serán capaces de reconocer que Uribe mintió acerca del uso accidental del peto del CICR, por parte de un oficial del glorioso ejército colombiano, el mismo que ha tenido vínculos con los paramilitares y el mismo que ha participado, por acción u omisión, en masacres de cientos de colombianos.

La videocracia y la sondeocracia funcionan en Colombia gracias a medios como EL TIEMPO, RCN, Caracol y CM&, entre otros más, en una lista que se hace interminable. Es por lo anterior que necesitamos canales divergentes de generación de opinión pública. Necesitamos que florezcan y prosperen ejercicios interpretativos en las aulas de clase, en los espacios privados, en los parques, y claro, en los espacios que nos ofrece la red internet.

Tan eficiente ha sido la tarea de los Mensajeros de Palacio, que hoy cientos de miles de ciudadanos colombianos agradecen al Presidente el que esté al frente de la lucha contra las Farc. Desde cuándo tenemos que agradecer que un funcionario público cumpla con sus deberes. Es deber del Presidente hacer efectivos los principios constitucionales, entre otros, el de garantizar la libre movilidad, la vida y la honra. Habrá que agradecerle, entonces a cada Policía que captura un ladrón o que evita un robo. Cómo se ha desvirtuado el sentido de la ciudadanía. Cada vez más vamos adquiriendo el carácter de súbditos, que hincados a los pies del Rey, damos gracias por el pan y por permitirnos vivir.


Palacio responde

El mutuo favorecimiento entre RCN y la Casa de Nariño se evidencia con la supuesta filtración del video de la Operación Jaque. No creo que se trate de una filtración accidentada de un miembro del ejército; sin duda, estamos ante una filtración programada, pensada y discutida en las huestes del Gobierno, o por lo menos, por un sector interesado en minimizar otros hechos de la vida política y económica colombiana que puedan ser capitalizados en contra de Uribe: parapolítica, el equivocado reclamo a la Banca Central por haber incrementado las tasas de interés y el poco interés del Gobierno en bajar el gasto público y en general, por las inefectivas medidas para controlar las circunstancias y las variables macroeconómicas.

La respuesta de la Casa de Nariño es risible o cándida: “El Presidente reitera la necesidad de permitir que todos los medios de comunicación tengan igual y oportuno acceso a las noticias más importantes. Es grave que integrantes de las Fuerzas Armadas filtren noticias de manera clandestina y sin coordinación con sus superiores. Además, es grave que en las primeras investigaciones sobre la Operación no haya salido a relucir toda la verdad” (Sic).

Los periodistas y medios que aún quedan por fuera de este círculo y de esa relación clientelar- un verdadero contubernio- que RCN sostiene con el Gobierno Uribe de tiempo atrás, tienen la obligación de desenmascarar este connubio y amancebamiento político-mediático, pues con su silencio, abonan el camino para que en Colombia haya más súbditos que ciudadanos.



El lenguaje de los matones

Poco interés generó la frase ‘Acábenlos, y por cuenta mía’, que el Presidente lanzó hace pocos días a un general de la Policía, refiriéndose a la Oficina de sicarios de Envigado. Qué manera de articular del Presidente. Como pone en evidencia su desprecio por la vida.

Presidente, habitamos en el lenguaje y desnudamos nuestras miserias cuando hacemos uso particular de la lengua. Razón le cabe a la columnista Cecilia Orozco Terán, cuando señala en su columna de EL ESPECTADOR, que “el vocablo “acábenlos”, que aludía en este caso específico a dos delincuentes despreciables pero de todas maneras colombianos con derechos según lo indica la Constitución, se interpreta aquí, donde poblaciones enteras han sido aniquiladas y miles de personas desaparecidas, como sinónimo de “extermínenlos” o de “mátenlos”. En el contexto de nuestra historia reciente ese error —que se espera sea semántico— es delicado no sólo por el significado que se le da, sino porque proviene de quien se ha convertido en el faro, luz y guía del 91% de los encuestados. Si a la desafortunada expresión se le añade el complemento: “… y por cuenta mía, no se preocupe”, el asunto adquiere una dimensión francamente grave. No en Colombia, donde parece que ya a nadie le importa cuáles son los medios con tal de lograr el gran fin, sino en el concierto jurídico internacional pleno de garantías vigentes, como lo ha demostrado el tribunal que adelanta el juicio del genocida serbiobosnio Radovan Karadzic.”(Sic)

Es probable que a los seguidores y admiradores de Uribe –verdaderos feudatarios- les guste esa manera de hablar del Presidente. Pero quizás no se hayan detenido a pensar en las implicaciones que tiene el expresarse así. Con el uso particular de la lengua, el Presidente legitima las ejecuciones extrajudiciales, valida la venganza y el odio; borra el debido proceso y el estado social de derecho.

Hace un tiempo mandó a detener a un funcionario de la administración de Buenaventura, violando el derecho que tiene a que se le investigue y se le juzque; hace pocos días mandó a matar a los miembros de la oficina de Envigado; mañana qué sigue o mejor, quién seguirá en la lista.

Lo más probable -y preocupante- es que los proto vasallos empiecen a seguir a pie juntillas esas órdenes que subyacen en los actos de habla del Rey. Sin duda, estaremos de regreso al estado de naturaleza.

2 comentarios:

Anónimo dijo...

De acuerdo germán con lo planteado en el inicio de la columna. Es claro y deplorable la manera como los medios de comunicación han tomado partido sin contar con nosotros. Yo no critico el hecho que los medios tomen posiciones editoriales frente a mandatarios, políticas, elecciones o hechos coyunturales en el país, pues medio como el New York Times, Washington Post, Fox, CNN, han establecido claramente cuál es su elección en el momento de apoyar ciertos esfuerzos del gobierno americano o inclusive los candidatos presidenciales… este es un hecho lejos de ser criticado, pues aboca por la veracidad y claridad ante el público… todos sabemos que FOX es republicano, que el NYT es democráta… y aún así cuando leemos y vemos esos medios, tenemos en cuenta para digerir dicha información….

Ahí no está el problema…el inconveniente creo yo, viene cuando los medios, como en el caso colombiano, se ponen la camisa de la imparcialidad y ocultan sus intereses políticos y económicos frente al acontecer nacional… he ahí la falta cometida contra la opinión pública. Todos tenemos derecho a saber que RCN apoya el presidente…pero se necesita que sea una posición editorial o de canal…así como el tiempo lo hizo en las elecciones pasadas…allí creo hay más responsabilidad con el público, que el grotesco espectáculo que estamos viendo en los medios alrededor del presidente.

Sin embargo, hay un punto en el que no puedo estar de acuerdo con tu posición… al terminar el primer aparte de la columna dice: Desde cuándo tenemos que agradecer que un funcionario público cumpla con sus deberes… Habrá que agradecerle, entonces a cada Policía que captura un ladrón o que evita un robo. Cómo se ha desvirtuado el sentido de la ciudadanía. Cada vez más vamos adquiriendo el carácter de súbditos…

Yo creo que siempre tenemos que agradecer que cada funcionario público haga bien su trabajo..Es cierto, es su deber servir al Estado y cumplir con sus obligaciones; sin embargo, agradecer públicamente un esfuerzo bien hecho ayuda a consolidar el sistema, pues ante la percepción de buen gobierno y una buena ejecución del erario público, se siembra el porvenir de menos corrupción. Es ante el reconocimiento público cada individuo encuentra parte de su motivación ara seguir cumpliendo con sus deberes y obligaciones. La universidad es un ejemplo claro de dicho escenario. El reconocimiento de profesor distinguido y la pluma de oro son ilustraciones de agradecimientos por los deberes cumplidos. Ejercer la docencia con responsabilidad y calidad es un mínimo para todos… sin embargo agradecer estos esfuerzos es importante.

Tal vez, agradecer a cada policía por coger un ladrón, o por poner una multa, resulte en un cuerpo policial más comprometido a cumplir con sus deberes... y al revés de tu apreciación sobre cómo se ha desvirtuado la ciudadanía?? Yo creería que esto traería mayo accountability sobre el ejercicio del servicio público. Tendría a la ciudadanía más involucrada con el ejercicio desde lo público, pendientes todos de cómo se maneja nuestro Estado… pendientes que la policía haga bien su trabajo, y en caso que no lo hagan, se traduciría en denuncias… puede resultar.

Agradecerle a los militares que hayan liberado los secuestrados es pertinente, aunque reprochable y criticable que no hayan asumido la responsabilidad de la veracidad de los hechos desde un principio. El CICR se tiene que pronunciar fuertemente… pero como siempre, el comité guarda silencio ante este tipo de operaciones, como lo ha hecho en repetidas ocasiones cuando Israel ha utilizado el símbolo de la cruz roja para sus operaciones encubiertas en Palestina. O cuando se utilizaron para entrar en bosnia… creo que ellos tienen una responsabilidad en denunciar un poco más fuerte este tema… no solo en Colombia…



Bueno…algunas reacciones…. Sobre la primera parte.

Saludos…

sylviane.bourgeteau@gmail.com dijo...

No encontre en su blog un enlace directo para escribirle !
Bueno, empiezo con un reproche cuando el objeto de este email es felicitarlo por su blog que acabo de descubrir hoy y que ya puse en mis favoritos.
Hace mucho que buscaba articulos criticos sobre el mundo mediatico en Colombia cuya metamorfosis, estos ultimos años, me deja... gritando y comentando sola frente a la tv, escuchando radio o leyendo prensa escrita. Es mi unica manera para no terminar con ulcera ! Ja !
Felicitaciones.
Cordialmente
Sylviane Bourgeteau - Bogota