YO DIGO SÍ A LA PAZ

YO DIGO SÍ A LA PAZ

lunes, 5 de mayo de 2014

LOS DAÑOS QUE URIBE VÉLEZ LE HIZO A COLOMBIA

Por Germán Ayala Osorio, comunicador social y politólogo


La academia, periodistas independientes y los sectores democráticos de la sociedad colombiana están en mora de evaluar los daños culturales, sociales, económicos y políticos que Álvaro Uribe Vélez le dejó al país durante y después de su mandato, entre 2002 y 2010.

Esa tarea es inaplazable de cara a desmitificar su imagen, pero especialmente para erosionar los imaginarios y las representaciones sociales que en torno a él y a su ‘obra’ de Gobierno circulan todavía en Colombia, gracias a su vigencia político-mediática.

En varias columnas publicadas aquí en este blog he dado puntadas alrededor de los nefastos ocho años que vivió el país, liderado por quien para algunos fue un Mesías y para millones de ingenuos, el Mejor Presidente de Colombia. Sin duda, dos exageraciones alimentadas por la gran prensa que se hincó a su poder y por la ignorancia, la falta de criterio y los intereses de sectores económicos, sociales y políticos que históricamente miran con desdén la democracia.

He aquí algunas consideraciones alrededor de los daños que Uribe Vélez le hizo al país y los que seguirá dejando, ahora en su rol de senador de la República:

  1. Uribe Vélez debilitó las instituciones ambientales y las convirtió en oficinas privadas en donde se tramitaron licencias de exploración y explotación de oro, carbón y madera, entre otros, sin mayores consideraciones culturales, sociales, técnicas y/o científicas. Por ello los desastres ambientales que Santos heredó y que su Gobierno sigue aumentando bajo la puesta en marcha de la llamada locomotora-minero energética.
  2. Uribe Vélez eliminó el sentido de lo público de la política. Tomó decisiones y modificó las reglas de juego de la democracia, amparado en su carácter autocrático y mesiánico. Privatizó la política para favorecer a los sectores, legales e ilegales, de poder político, social y económico lo que llevaron a la Presidencia  siendo él un político emergente.
  3. Uribe Vélez privatizó a sectores de la Fuerza Pública. Los manejó como si hicieran parte de un ejército privado, de una fuerza asociada más a un gran hato o hacienda, que a un Estado cuyas responsabilidades son mayores. Uribe desestimó, por esa vía, el pensamiento divergente y a la crítica, de allí que en concurso con la Inteligencia Militar, persiguió periodistas, magistrados, sindicalistas, y libre pensadores, críticos de su pasado y de su gestión como Presidente.
  4. Uribe Vélez irrespetó al periodismo y sometió a los periodistas a sus caprichos. No contestó preguntas, no asumió responsabilidades públicas. Desde Presidencia, según fuentes, se presionó a los periodistas para que sirvieran de ruedas de transmisión de un Gobierno que supo manipular a la opinión pública no sólo con la ayuda de los medios masivos, sino con el discurso coloquial de un Presidente carismático.
  5. Por su carácter montaraz, autoritario y camorrero, Uribe Vélez se erigió como un Gran Macho. Por ello caló muy bien en una sociedad patriarcal y machista en donde los hombres no lloran y resuelven sus conflictos y diferencias a puños y patadas, como bestias. Por ello, le doy en la cara marica se convirtió para muchos jóvenes en un referente y en un principio para fortalecer procesos de construcción de masculinidades violentas y retadoras. Uribe, como individuo premoderno, coadyuvó a que muchos hombres (jóvenes y adolescentes) lo vieran como un ejemplo a seguir.
  6. Uribe Vélez relativizó la ética pública. Con el Todo Vale, Uribe Vélez sacó de los colombianos lo más oscuro de su formación ciudadana. La consecución de los objetivos por encima de consideraciones éticas fue su gran bandera, agitada por millones de colombianos.
  7. Uribe Vélez debilitó el Estado en su investidura de orden social, político y cultural. Redujo la función pública a sus caprichos. Incluso, la función judicial la quiso cooptar y capturar, de allí que mandara a capturar sin mediar orden alguna de un juez (como en el sonado caso de un ciudadano en Buenaventura) y mandó a matar a sicarios de la Oficina de Envigado. Desestimó el Estado de Derecho cuando le dijo a un general, ¡Acábelos, y por cuenta mía!
  8. Uribe Vélez supo aprovecharse de una circunstancia contextual: los  procesos civilizatorios en Colombia vienen fallando porque hay una débil identidad nacional y el Estado no es referente de orden moral y cultural.
  9. Uribe Vélez, en su calidad de político emergente, supo jugar con una verdad incontrastable: la élite empresarial y política de Colombia se forma académicamente para capturar el Estado y mantener así sus privilegios de clase.

En resumen, Uribe Vélez fue un Mesías y un líder inflado por los medios de comunicación. Supo canalizar el odio que millones de colombianos profesaban y profesan aún contra las Farc y se aprovechó de la incapacidad de esos mismos colombianos para buscar responsabilidades en la clase dirigente, en el Estado mismo y en una reducida élite, por la presencia de esa guerrilla y de la permanencia del conflicto armado interno.

Para muchos Uribe Vélez fue un mal necesario. Me niego a aceptar esa sentencia. Por el contrario, considero que Uribe Vélez fue un cruel, peligroso e inconveniente experimento de una Derecha que vio en él a un líder político capaz de traspasar todos los límites éticos y morales. Cuando vieron que su experimento se les salía de control, entonces, poco a poco le fueron quitando respaldo hasta dejarlo solo. Esto, claro está, con el concurso de los Estados Unidos que se sirvió de tener en la Casa de Nariño (o de Nari) a un político que siendo calificado por autoridad norteamericana como el Narcotraficante 82 (1), debía cuidar muy bien los intereses del Coloso del Norte en Colombia. Y Uribe les cumplió.

Al final, Uribe debilitó la democracia, el Estado Social de Derecho y el sentido de la política. Pobre país este que aún cree en Mesías y en Héroes. Por ello, cuando una sociedad cree y espera la llegada de un Mesías es porque aún no está madura para vivir en democracia. Y estoy seguro de avanzaremos como sociedad civilizada cuando dejemos de creer en Mesías, en Héroes y en Patriotas.


Imagen tomada de semana.com

(1). Véanse estos dos enlaces: http://www2.gwu.edu/~nsarchiv/NSAEBB/NSAEBB131/ y http://agenciabk.net/narco82.pdf


16 comentarios:

Anónimo dijo...

Uribe para la historia

Como ahora lo que se usa en Colombia es rajar del expresidente Álvaro Uribe y decir que su gobierno fue el más corrupto de la historia del país, muchos se quedaron estupefactos con los elogiosos comentarios que el riguroso historiador Malcom Deas realizó sobre Uribe y su obra de gobierno.

En la estupenda entrevista que le hizo Margarita Vidal, el reputadísimo profesor de Oxford afirmó: “Me parece que lo que Uribe hizo en su primer período fue muy necesario y muy corajudo”; “el presidente Uribe tiene una inteligencia política excepcional”; “Uribe no fue complaciente frente al problema de los paramilitares”; “El Presidente ha reposicionado el país internacionalmente de forma muy inteligente. Creo que no era un viraje posible sin ciertas cosas que hizo el presidente Uribe”.

¿Porqué afirma esto alguien que posee la imparcialidad que le da ser extranjero, con el conocimiento que tiene del país y con la visión que le da ser historiador?

No es que Deas sea la versión británica de José Obdulio Gaviria, como pensarán los antirubistas radicales. Lo que ocurre es que en su condición de historiador, el académico ve la obra de Uribe de una forma desapasionada y con una perspectiva histórica.

Y no con la sangre caliente con la que opinan quienes están metidos en la política menuda colombiana. Lo que jamás podrían hacer ni los furibistas ni los antirubistas extremos. Además Deas es inglés, lo que le permite ver las cosas sin el tropicalismo con las que las vemos aquí, en donde una persona puede pasar de ser un Dios al Diablo de un día para otro y sin escalas.

Estoy seguro de que dentro de 30 o 40 años el gobierno de Uribe será visto como lo ve Deas hoy. Y no será recordado por las chuzadas, ni por el escándalo de Agro Ingreso Seguro sino porque le devolvió al país su viabilidad.

Los libros de historia consignarán que cuando Uribe accedió al poder en el 2002, Colombia era un país inviable, arrinconado por un feroz ejército guerrillero que estaba a las puertas de las principales ciudades y que impedía que los colombianos se movieran libremente por su propio territorio.

Esos mismos textos dirán que tras los ocho años de Uribe, ese ejército guerrillero quedó reducido a una banda terrorista refugiada en lo más profundo de la selva, fragmentada y con sus principales cabecillas muertos o en prisión. Afirmarán también que ese enorme avance en materia en seguridad, permitió que Colombia se volviera un país atractivo para la inversión y que la economía se recompusiera.

En cambio, muy poco se ocuparán esos textos de los errores que Uribe y sus colaboradores cometieron, que sin duda también los hubo. Pero en este país ha habido escándalos mucho más graves que Agro Ingreso Seguro. Y el DAS siempre fue utilizado para hacerle inteligencia a los opositores. Si hay un hecho inflado es la famosa yidispolítica porque todos los gobiernos han usado su poder burocrático para sacar adelante sus iniciativas.

En fin. Aunque en estos momentos en que está de moda rajar de él resulte políticamente incorrecto decirlo, lo cierto es que lo que hizo Uribe por este país es histórico, mientras que las metidas de pata que se cometieron en su gobierno no tienen ese alcance.

Germán Ayala Osorio dijo...

Gracias por leer y comentar. Respeto su opinión. Le comparto esta columna, a propósito de su mención al profesor Deas: http://laotratribuna1.blogspot.com.co/2014/02/lo-que-cree-malcom-deas-que-necesitaba.html

Saludos cordiales

Germán Ayala

Anónimo dijo...

Excelente opinión , a mis 24 años es muy triste ver todo el daño que ese nefasto personaje le.hizo a Colombia, hasta llegar al punto se polarizar al país, de engañarlo, el señor uribe es muy hábil para esto, el señor uribe reúne lo malo de Pablo Escobar lo malo de Carlos castaño y le agrega su toque personal que lo hace aun mas peligroso que los otros mencionados , pues el expresidente con su hablado poético , en diminutivos, todo lo que lo hace un culebrero pausa, con esto capta la mente de millones de colombianos ingenuos que caen en sus mentiras en sus verbos, en los cuales profesa una cosa pero por detrás esta toda la clase política y social mas podrida del país, entre ellos sus amigos paramilitares, los ganaderos narcolatifundostas expropiadores de campesinos.
En resumen y por estas fechas que el pais esta tan polarizado, solo espero que Colombia le de el Si a la Paz por el bien de todos nosotros , los ciudadanos de a pie, por nuestros hijos y por todas nas futuras generaciones.

Camila Tamayo dijo...

El comentario anónimo es falaz a todas luces. En Colombia no está de moda rajar de Uribe por tendencia nomás sino que se hace por la sencilla razón de que hacerlo durante sus periodos en el poder era asumir al mismo tiempo la lápida en la espalda. En este mismo sentido, todo el comentario se basa en un argumento de autoridad que ni es triangulado (no cuenta por lo menos con otras dos fuentes de autoridad sobre el tema) ni mucho menos imparcial... al fin y al cabo el señor Deas proviene de un país bipartidista y capitalista dónde no se puede hablar de pluripartidismo y dónde ser simpatizante de izquierda es lo mismo que ser un apátrida.

De no ser por la forma de la escritura, el segundo párrafo debería tomarse como una gran expresión de cinismo pues decir que Uribe no fue complaciente con los paramilitares es una mentira colosal o acaso ¿Fue sin su consentimiento que en Medellín se creó el Muerte A Secuestradores MAS? o quizá ¿No armó los combos de Medellín con las llamadas CONVIVIR? ¿Depronto no fue él quien llamó a Rito Alejo del Río "el pacificador de Urabá", quien ha sido condenado por vínculos paramilitares? ¿O es que el parlamento que le permitió su segundo mandato no fue investigado en un sesenta por ciento por nexos paramilitares?

Por ser extrangero, los argumentos del señor Deas no tienen más peso, ya lo expresaba Gadamer en "verdad y método" la supuesta separación del sujeto que conoce frente al objeto conocido no existe en las ciencias humanas y mucho menos en la Historia... de no ser así, serían tan válidos los argumentos del señor Deas, tanto como decir que él es un norteamericano que se ha especializado en conocer el patio trasero de SU América.

Historiador desapasionado y con perspectiva histórica, tales no son las cualidades de del gran historiador sino lo mínimo que se le debe pedir a todo estudioso de la historia, o incluso ¿querrá decir el comentarista que los reclamos a Uribe son de puro apasionamiento desprovisto de todo análisis y reflexión racional?

Peor todavía cuando el comentarista dice que por ser inglés entonces es más imparcial, ¿será que como hace 40 años es eurocentrista y etnocentrista blanco? Entonces será válido juzgar a Deas también por rasgos básicos de la cultura inglesa como el ser los mayores colonialistas, ladrones, saqueadores, piratas y corsarios de los últimos tres siglos? Es evidente, Deas apoya el "todo vale" porque los europeos y los norteamericanos respetan la ley, la democracia y las instituciones pero de sus propios países; a la hora de depredar a otras naciones... para ellos TODO VALE.

Ahora bien, los apuntes del comentario anónimo sobre la historia que en un futuro se escribirá sobre este pasado dejan ver a todas luces que no tiene ni idea de los fundamentos epistemológicos de la Historiografía... la historia es el discurso oficial de los vencedores y de los afanes que cada época trae consigo, de acuerdo con ello, para que tales elucubraciones tengan matices de seriedad primero había que discutir cuáles serán los poderes de turno dentro de 40 años y cuáles los afanes de dicha sociedad... o le sugiero respetuosamente al anónimo consultar a una BRUJA, en la Antioquia ultraconservadora de ultraderecha, homofóbica, racista, pendenciera, oportunista (además de ser dónde nuestro mesías dio sus primeros pasos) que las hay, las hay!

10SOLUCIONES LEGALES dijo...

Dejen al desgraciado de Uribe que se coma sus últimas arepas en el senado. El morirá pronto.y tarde o temprano deberá cumplir cuentas como cualquier otro ciudadano. Desangró a colombia y beberá de esa misma sangre.

Anónimo dijo...

Talvez nunca en la historia habíamos tenido un presidente tan inhumano. Solo la historia lo pondrá en el sitio que merece.

LUIS LOSADA dijo...

Muy bien descrito este caterva y nefasto señor de las Sombras, perdurará su criminal recorrido con la

Anónimo dijo...

Es increible ver como hay personas que brillan mas por el odio que por la razon, aqui la logica es mas latente que otra cosa, ademas les sobresalta el comunismo y les brota por los poros, dicen que quiebea apoyamos a uribe somos ignorantes, pues entonces dejenme decirles que el 80% de los colombianos somos ignorantes y seguiremos apoyando al dr uribe velez

Anónimo dijo...

Y esa estadística de donde la sacas, cómo siempre hacen los del Centro Democrático o que?

GABRIEL MARIN dijo...

De acuerdo Señor Comunicador Social y Politólogo, a lo largo de la historia de Colombia, al ciudadano de a pie, la corrupta clase dirigente y maleva, de manera ladina nos vendaron los ojos y tapado los oídos, para que no veamos, ni escuchemos la realidad denunciada por quienes se han atrevido a denunciarlos.

Anonimo dijo...

Parranda de guerrilleros

Anónimo dijo...

si. ese pueblo ignorante y que no sintió alivio en su vivir no hubiera votado a favor en su reeleccion, no hubiera votado por un Santos que decia seguir los lineamientos de su líder, no lo hubiera elegido como senador con una de las mayores votaciones, no habría votado No al plebiscito.Igual seguirán en su esfuerzo por enlodar lo que el pueblo percibió.

Anónimo dijo...

Un pueblo informado y medianamente responsable, toma distancia de sus líderes y revisa las actuaciones. Uribe es responsable del debilitamiento institucional y del desequilibrio de poderes que se vivió durante 8 años. Acaso no supo usted de la yidispolítica, de las chuzadas del DAS, de los falsos positivos y del enfrentamiento con la Corte Suprema de Justicia? Ente otros asuntos. Respeto su opinión, pero me permito invitarle a que revise las actuaciones de su líder.

saludos cordiales

Germán

Unknown dijo...

Que se siente ser uribista y no se ni paraco ni rico?

Anónimo dijo...

Se siente ser Colombiano; amar nuestra patria. Es El, el que necesitamos nuevamente en la presidencia, para no entregarle el poder a las Farc. lastima que no se puede, pero ojala probaran y vieran la votación que obtiene. o no ven los noticieros y cuando preguntan con relación a tu presidente y las Farc los porcentajes son abismantes. no hay apoyo del pueblo para Santos.

mercedes dijo...

Sólo le restó dos frentes a las FARC así que no sobre dimensione algo que simplemente carece de pruebas e indicadores reales. Narco 82!