YO DIGO SÍ A LA PAZ

YO DIGO SÍ A LA PAZ

lunes, 31 de marzo de 2008

CHÁVEZ LE HACE DAÑO A LA IZQUIERDA COLOMBIANA



Por Germán Ayala Osorio


La puesta en marcha del ‘socialismo del siglo XXI’ de Chávez tiene efectos directos en Colombia. La acción mediática y política del Presidente Bolivariano afectará, sin duda, el escenario electoral que afrontaremos en 2010.

Chávez Frías le hace daño a la Izquierda colombiana por cuanto su proyecto bolivariano se acerca más a un régimen militarista opresivo y excluyente, que de forma casi natural enciende las alarmas en la sempiterna Derecha colombiana, que es igual de excluyente y militarista, pero que se atornilla en el poder dado que asegura al gran capital, nacional e internacional, óptimas condiciones para que el modelo de libre mercado se mantenga por largo tiempo y por ese camino, se asegure la concentración de la riqueza en pocas manos.

Y cuando las luces rojas se encienden, la Derecha se prepara para exterminar, silenciar y cooptar lo que ellos consideren como peligroso para el normal desarrollo de una democracia amplia y plural como la colombiana, a decir de quienes se ubican en esa orilla ideológica y de quienes ostentan el poder político, mediático y económico.

El poder de penetración de Chávez debe ser muy bien estudiado por las agrupaciones y líderes políticos de Izquierda, por cuanto aceptar recursos económicos de la ‘guaca petrolera’ venezolana, los acercaría a un discurso y a un modelo socialista que si bien recupera el monopolio del Estado en asuntos estratégicos, deja por fuera a quienes disienten de él, bien dejándolos sin oportunidad de participar de la discusión y del debate político, o persiguiéndolos con las armas y el poder represivo estatal. El desmedido tamaño del Estado venezolano asegura la existencia del clientelismo y la corrupción, entre otros problemas. Claro que el Estado colombiano no tiene dicho tamaño, pero igual el clientelismo deambula sin control. Tan reprochable es el monopolio exagerado del Estado, como lo es la concentración en manos privadas de servicios esenciales.

El proyecto belicista de Chávez tiene elementos externos e internos que no sólo se exponen y se hacen visibles en la compra de armamento para defender sus fronteras, sino en la conformación de milicias enceguecidas y dispuestas a torturar, desaparecer o disuadir a través del chantaje y la amenaza, a quienes se declaren opositores al modelo socialista venezolano. Es decir, un comportamiento al mejor estilo de la Derecha colombiana, pero revestido de revolución socialista y liberadora.

Si la Izquierda colombiana quiere ser fuerte, y de verdad, presentarse como una opción de poder viable, debe discutir muy bien lo que está sucediendo en Venezuela, por cuanto la opinión pública nacional (la que sigue las orientaciones de los noticieros privados, especialmente RCN) es incapaz de hacer disquisiciones entre lo que debe ser la responsabilidad y el papel del Estado moderno y los intereses legítimos de una empresa privada, que lejos de ser solidaria, se torna excluyente y mezquina.

Pero además de discutir los postulados y en sí el discurso chavista, debe fijar una postura y hacerla pública frente a lo que viene sucediendo en el vecino país. Evitar que la 'diplomacia del petróleo' penetre los planes de acción política de la Izquierda colombiana es una tarea urgente que debe emprenderse desde ya, antes de que sea demasiado tarde. Una Izquierda incapaz de manifestarse en contra de la represión, de la exclusión y de la concentración del poder en el Estado, será, para el 2010, la mejor disculpa para que el régimen de Derecha colombiano persiga a quienes, por acción u omisión, acepten los recursos económicos del régimen de Chávez, o sigan sus postulados.

La Izquierda colombiana debe definir su norte desde ya. Debe reconocer no sólo el peligro manifiesto al que se expone si acepta sin mayor análisis crítico el modelo que Chávez intenta legitimar en Venezuela, sino el desprestigio mediático al que viene sometiendo Chávez a quienes creen que es posible pensar en un Estado responsable de asuntos estratégicos, como la salud, la educación y los servicios públicos, sin que ello signifique olvidarse de que existe un mundo globalizado que cada día le resta poder y autonomía a los estados nacionales.

La vieja Izquierda contestataria puede y podrá escoger a Chávez para guiar la lucha en el escenario electoral de 2010; pero una Izquierda renovada, pensante, y si se quiere, menos pragmática, debe no sólo reconocer los riesgos y los peligros que ofrece el actual régimen político colombiano, sino actuar con responsabilidad, diligencia e inteligencia, superando no sólo los negativos imaginarios que todos los días las empresas mediáticas se encargan de generar y promover en torno a ella, a partir de lo que sucede en Venezuela, sino buscando contrarrestar los negativos efectos del neo populismo venezolano - y colombiano- y los que genera el carácter megalómano de Hugo Rafael Chávez Frías.

Equivocada la Derecha si cree que la felicidad humana está en el libre mercado; y equivocada la Izquierda si cree que las angustias que generan la publicidad y el libre mercado se superan con el control desmedido de la vida de quienes ocupan un territorio y hacen parte de una nación. Los asuntos humanos son tan complejos que dichas orientaciones ideológicas han sido incapaces de abordarlos, comprenderlos, y en algunos casos, superarlos. El reto está ahí.
Marzo 31 de 2007.

1 comentario:

Smartphone dijo...

Hello. This post is likeable, and your blog is very interesting, congratulations :-). I will add in my blogroll =). If possible gives a last there on my blog, it is about the Smartphone, I hope you enjoy. The address is http://smartphone-brasil.blogspot.com. A hug.